El Paso de Mahoma Pico Aneto 3.404m

06.04.2017

Has preparado tu excursión al Aneto ¡con todo lo que eso supone! la meteorología, reserva en el refugio, material, madrugón por la mañana, horas de dura ascensión y cuando ya lo tienes al alcance de tu mano, apenas unos metros antes de llegar al punto más alto de los pirineos, aún te queda el Paso de Mahoma


Dicen que el Paso de Mahoma se llama así porque está orientado al este como la meca y para cruzarlo acabas poniéndote de rodillas. La dificultad técnica del paso no es mucha y si no fuera por los dos abismos que tiene a ambos lados, nadie repararía en él. Poca o poquísima dificultad pero si te caes en el paso de Mahoma y no estás encordado es muy probable que sea tu última caída.


Cualquier montañero con experiencia o que no se sienta intimidado por la altura, cruzarán el Paso de Mahoma sin más, para ello es suficiente un poco de concentración, a la vez que se avanza valiendose de los muchos y abundantes apoyos que hay.


En invierno el Paso de Mahoma se va cubriendo de nieve hasta formar una fina arista, aunque a simple vista pueda parecer fácil, colocarse grampones es muy acomsejablesi, si además hay nieve dura o hielo la dificultad técnica se incrementa notablemente.


En verano y fines de semana es conveniente llegar pronto al Paso de Mahoma, o tendrás que hacer cola para obtener el premio final, las impresionantes vistas, la imagen de la Virgen del Pilar, la cruz ¡la cima del Aneto!

EL PASO DEL CABALLO  Pico Vallibierna 3.054 m

No tan popular como el Paso de Mahoma pero clave para llegar a la cima del pico Vallibierna, el motivo de tan pintoresco nombre es fácilmente imaginable, el Paso del Caballo es una fina arista y algunos montañeros impresionados por la altura, se ponen a caballo para cruzarlo.


No es necesario ponerse a caballo para cruzar, es más comodo hacerlo agarrándose a las múltiples regletas, grietas y rebajes que hay en la erosionada roca caliza, incluso hay alguna clavija para colocar una línea de vida. Al igual que en el Paso de Mahoma, la dificultad técnica no es mucha, pero la caída que hay a ambos lados de la arista impresiona y mucho, por lo que si no estás muy habituado a la altura es conveniente encordarse. 

Tanto si te encuerdas como si no, recuerda que la norma a seguir en todos los pasos delicados es: concentración, precaución, disfrutar del momento, y sobre todo evitar imprudencias y absurdos alardes de valentía.

Juan Santos.

Guia de Alta Montaña y profesor de esquí.